El Líbero

Brasil - Uruguay por eliminatoria.

Escrito por ellibero 23-03-2016 en Eliminatorias. Comentarios (0)

-2007 – Sao Paulo: Brasil 2 – 1 Uruguay (Fabiano x2; Abreu)

Fucile, Cebolla Rodríguez y Tata González jugaron. Tabárez estaba.

Dunga repite en Brasil

Uruguay: Carini; Maxi Pereira, Lugano, Godín, Fucile; Gargano, Cristian Rodríguez, Álvaro González; Ignacio González; Luis Suárez y Abreu. DT: Tabárez.

Brasil: Julio César; Maicon, Alex, Juan, Gilberto; Mineiro, Gilberto S., Kaká, Ronaldinho; Robinho, Fabiano. DT: Dunga

-2003 – Curitiba: Brasil 3 – 3 Uruguay (Kaká, Ronaldo x2; Forlán x2, Gilberto S. (e.c))

Uruguay: Munúa; Adrian Romero, Diego Lopez, Bizera, Lago; Abeijo, Marcelo “Pato” Sosa, Ligüera; Zalayeta, Forlán, Germán Hornos. DT: Caraasco.

Brasil: Dida; Cafú, Lúcio, Roque Jr, Júnior; Gilberto S., Renato, Kaká, Zé Roberto; Rivaldo y Ronaldo. DT: Luxemburgo.

-2000 – Rio de Janeiro: Brasil 1 – 1 Uruguay (Rivaldo (p); Dario Silva)

Uruguay: Carini; Tais, Lembo, Montero, Dario Rodriguez; Pablo Garcia, Gigou, O' Neill; Nicolas Olivera, Recoba y Dario Silva. DT: Passarella

Brasil: Dida; Cafu, Aldair, Antonio Carlos, Roberto Carlos; Emerson, Vampeta, França, Rivaldo; Ronaldinho y Savio. DT: W. Luxemburgo.

-De cara a Francia 1998 Brasil no jugó eliminatorias por ser el campeón defensor.

*De 1994 hacia atrás, el sistema era de disputa era diferente, por zonas, o grupos:


-1993: Uruguay integró el grupo B, junto con Brasil.

Rio de Janeiro: Brasil 2 – 0 Uruguay (Romario x2)

Uruguay: Siboldi; Canals, Kanapkis, José Batista, Gustavo Méndez; Alvaro Gutierrez, Diego Martín Dorta, José Herrera; Enzo Francescoli, Fonseca, Ruben Sosa. DT: Ildo Maneiro

Brasil: Taffarel; Ricardo Gomes, Ricardo Rocha, Branco; Dunga, Mauro Silva, Jorginho, Raí; Zinho, Bebeto, Romario. DT: Parreira.

-De cara a Italia 1990 no se enfrentaron. Fue el último mundial al que clasificó Uruguay sin repechaje.

-De cara a México 1986 no se enfrentaron. Uruguay clasifica-

-De cara a España 1982 no jugaron. Uruguay no clasificó.

-No jugaron tampoco para Argentina 1978. Uruguay no clasificó.

-No jugaron en las eliminatorias para Alemania 1974. Uruguay clasificó.

-No se enfrentaron para México 1970. Uruguay clasificó.

-No jugaron de cara a Inglaterra 1966. Uruguay clasifica.

-No jugaron de cara a Chile 1962. Uruguay clasifica.

-No juegan de cara a Suecia 1958. Uruguay no logra el pasaje al certamen.

-De cara a Suiza 1954 Uruguay no juega eliminatorias por haber campeonado en Brasil 1950.

-No juegan de cara a Brasil 1950.

-Uruguay no disputa eliminatorias de cara a los mundiales de 1934 y 1938. Para el mundial de 1930 tampoco, por ser anfitrión.

DATOS:

-Jugaron 4 veces por eliminatorias: 2 victorias B; 2 empates.

-Nunca jugaron en Recife.

-Brasil jugando en Recife:

Victorias: 2009 – 2-1 a Paraguay; 1993 – 6-0 a Bolivia.


La fase de grupos no condiciona

Escrito por ellibero 04-03-2016 en Libertadores. Comentarios (0)

Siempre se habla, cuando van pocas fechas de comenzada la Copa Libertadores, de equipos que pierden algunos puntos y ya se los “da por muertos”, se los tilda de que ya no pueden clasificar, o que no juegan a nada y no pueden ganar la copa. Pero, ¿es tan así'? ¿es tan necesario arrancar bien la copa para salir campeón?. Sería muy hipócrita decir que no es importante empezar bien, ganando, pero la verdad es que no siempre los equipos campeones “la rompieron” en fase de grupo, es más, hay vario equipos que culminan la fase de grupos de buena manera, pero luego en los cruces directos patinan ante aquellos que clasficaron sufriendo, en la última fecha.

Corresponde hacer un repaso y destacar a algunos equipos de Libertadores, en este siglo, que no fueron de los mejores clasificados, pero luego en el “mata mata” supieron jugar y clasificar.

El campeón de la edición 2015 clasificó a octavos habiendo sumado apenas 7 puntos en la fase de grupos. Llegó a la última fecha con 4 puntos, debiendo ganar sí o sí, y esperando que los suplentes de Tigres UNAL le ganen a Juan Aurich, cosa que el final se dió, para suerte del pueblo millonario. Luego llegada la fase eliminatoria supo eliminar a equipos coperos como Boca, que fue el mejor equipo de toda la fase de grupos habiendo hecho 18 puntos de 18, y Cruzeiro. En la final venció a Tigres, un equipazo que invirtió millones para ganar la copa y fue uno de los mejores de la fase de grupos.

Un año antes, en la edición 2014, el campeón fue San Lorenzo. Los de Boedo hicieron apenas 8 puntos en la fase de grupos, clasificando a octavos por diferencia de gol. Se dio la curiosidad de que llegaron a la última fecha, los 4 equipos con chances de clasificar. San Lorenzo le ganó por 3-0 a Botafogo, haciendo 8 puntos; al mismo tiempo estaban pendiente de lo que pasaba en Chile, en un partido con 9 GOLES, dónde la Unión Española cayó 4-5 ante Independiente del Valle, y a este último le faltó apenas un gol para clasificar. En eliminatoria el CASLA dejó afuera a potencias coperas como Gremio y Cruzeiro. En la final venció a Nacional de Paraguay, equipo que también fue segundo en su grupo con apenas 8 puntos de 18 posibles.

En la Libertadores 2011, el Santos de Neymar y cia, en sus primeros tres partidos hizo apenas 2 puntos. Para la quina fecha asumió al equipo peixe, Muricy Ramalho, quién en la misma copa había hecho un mal papel con Fluminense. Después, la historia es conocida, Santos fue campeón, eliminando a América de México, Once Caldas, Cerro Porteño, y en la final a Peñarol. Peñarol que fue segundo en su grupo, habiendo hecho 9 puntos apenas, y perdiendo 5-0 con LDU,

En la Libertadores 2008, Fluminense y Liga de Quito compartieron el grupo 8, y en los enfrentamientos directos salió victorioso el equpio de Río, ya que en Quito empataron y en el Maracaná ganaron los dirigidos por Renato Gaúcho. El grupo termino con Fluminense primero y Liga segundo, ambos pasando a octavos de final. Se volvieron a encontrar, nada más ni nada menos, que en la final. La paridad continuó siendo tal, que tuvieron que definir por penales, y la Liga de Quito, dirigida por Edgardo Bauza, se coronó campeón por primera vez en su historia.

Boca Juniors, en 2007, no fue primero en su grupo, quedó relegado ante Toluca, pero en eliminatoria mostró su mística copera. Venció luego a Vélez, a Libertad, a Cúcuta Deportivo y a Gremio, en la final, le dió un paseo de los más grandes ya vistos en una final.

El mismo Boca Juniors, en 2003, también fue segundo en su grupo, el cual dominó el DIM colombiano. Pasando al “mata mata” no hubo quién pudiera con los dirigidos por Bianchi. Boca eliminó al Paysandú brasileño, que curiosamente ganó en la bombonera pero Boca dió vuelta la llave en Brasil. En cuartos de final venció en los dos partidos a Cobresal, y en las semis vaupeló a América de Cali en un global de 6 a 0. La final fue otro paseo de Boca que le puso un global de 5-1 al Santos de Robinho, Diego y Elano.

Cabe también resaltar que, hacer muchos puntos y clasificar entre los mejores primeros no asegura llegar lejos en la copa. En 2015 Boca fue el mejor primero, y en octavos cayó ante River y quedó relegado. En 2011 Cruzeiro ganó su grupo invicto, sumó 16 puntos, y en octavos cayó ante el peor de los segundos, Once Caldas, que apenas sumó 7 puntos. También en 2015, Guaraní fue segundo en su grupo con apenas 9 puntos, luego en octavos dejó eliminado a Corinthians, quién era de los mejores equipos de la copa; los paraguayos ganaron tanto en la ida como en la vuelta.

Lo cierto es que la fase de grupos no condiciona el desarrollo de la copa, lo que sí, da una inyección de ánimo y confianza al equipos, ya que siempre es bueno arrancar ganando. Lo que se suele decir es que la verdadera Libertadores comienza en octavos, ahí, es otra competencia, totalmente distinta.


El arquero, por Eduardo Galeano

Escrito por ellibero 29-02-2016 en Arquero. Comentarios (0)

Hoy, 29 de Febrero se celebra el día del golero. En esta ocasión espcial, un texto de Galeano, hablando del golero, una posición "jodida".

El arquero

También lo llaman portero, guardameta, golero, cancerbero oguardavallas, pero también podría ser llamado mártir, penitente o payaso de las bofetadas. Dicen que donde él pisa, nunca más crece el césped. Es uno sólo. Está condenado a mirar el partido desde lejos. Sin moverse de la meta aguarda a solas, entre los tres palos, su fusilamiento. Antes vestía de negro, como el árbitro. Ahora el árbitro ya no está disfrazado de cuervo y el arquero consuela su soledad con fantasías de colores. Él no hace goles. Está allí para impedir que se hagan. El gol, fiesta del fútbol: el goleador hace alegrías y el guardameta, el aguafiestas, las deshace.


Lleva a la espalda el número uno. ¿Primero en cobrar? Primero en pagar. El portero siempre tiene la culpa. Y si no la tiene, paga lo mismo. Cuando un jugador cualquiera comete un penalti, el castigado es él: allí lo dejan, abandonado ante su verdugo, en la inmensidad de la valla vacía. Y cuando el equipo tiene una mala tarde, es él quien paga el pato, bajo una lluvia de pelotazos, expiando los pecados ajenos.

Los demás jugadores pueden equivocarse feo una vez o muchas veces, pero se redimen mediante una finta espectacular, un pase magistral, un disparo certero: él no. La multitud no perdona al arquero. ¿Salió en falso? ¿Hizo el sapo? ¿Se le resbaló la pelota? ¿Fueron de seda los dedos de acero? Con una sola pifia, el guardameta arruina un partido o pierde un campeonato, y entonces el público olvida súbitamente todas sus hazañas y lo condena a la desgracia eterna. Hasta el fin de sus días lo perseguirá la maldición

Eduardo Galeano, “Fútbol a Sol y Sombra”

Fuente: Eduardo Galeano,


Doble competencia: problema nacional

Escrito por ellibero 29-02-2016 en Nacional. Comentarios (0)

Año a año, semestre tras semestre, a cada competencia internacional que toca jugar, el hincha se pregunta ¿por qué no se puede jugar la doble competencia?. Los equipos uruguayos lo sienten y les cuesta, cada vez más, jugar doble competencia, y terminan descuidando un campeonato, haciendo un papelón para preservar el otro (si es que no hacen papelones en ambos torneos). El año pasado estaban todas encantados con Defensor Sporting, que avanzaba semana tras semana en la Sudamericana, pero iba dejando de lado el campeonato local, llegando a diciembre sin ganar nada.

Este semestre los grandes lo arrancaron con todo, nueve puntos de nueve, jugando mayormente bien e ilusionando al hincha, que pensaba: “este es el año, este año jugamos las dos”. Ambos equipos debutaron empatando de visitante en la copa, buen resultado para los dos. La cosa cambia en la cuarta fecha del campeonato. Peñarol, ante Fénix no rotó, puso a los mismos once que vienen jugando desde que comenzó la actividad, y le costó caro, perdió contra los de Capurro y “dejó la mesa servida” para que Nacional se suba a la punta de todas las tablas. ¿Qué hizo Munúa? Sabiendo que juega el miercoles, hizo DIEZ cambios respecto al equipo que se paró bien en Rosario. Jugó ante Plaza, que también quería ser puntero, en el Supicci. El Bolso perdió dos a cero, tuvo un jugador expulsado, y el técnico tuvo que mandar a tres titulares al segundo tiempo, titulares que qeuría descansar, pero terminaron exhaustos por correr mucho para cubrir los espacios que dejó el hombre expulsado. Conclusión: uno no rotó, y el cansancio quizás pesó; el otro rotó demás, puso jugadores fríos a pelear la punta del campeonato, terminó haciendo cansar a varios jugadores; ambos perdieron y les costó caro.

Ahora, ¿es tan difícil jugar cada cuatro días?. Creo que al criticar a técnicos y equipos, el mejor ejemplo siempre es el Barcelona. ¿Qué hace el Barsa? Juega la Liga con Suárez, Neymar y Messi; juega la copa con Suárez, Messi y Neymar; juega la Chamíons con Neymar, Messi y Suárez. Iniesta juega casi siempre, Piqué cuando está bien siempre juega, Dani Alves está siempre en cancha, Busquests no sale. El secreto no está en jugar siempre con los mismos, porque es evidente que el cuerpo humano no resiste estar diez meses jugando dos veces por semana, pero a corto plazo sí es posible. Con una base de seis o siete hombres, y rotando cuando haya jugadores agotados, ahí se obtienen resultados. Los equipos ingleses, por más chicos que sean saben que tienen al menos tres competencias por temporada para jugar, eso sumado a los que juegan Champios, Mundial de Clubes, Comunity Shield, Supercopas, etc. Los equipos de Brasil juegan cuatro, cinco o hasta seis competencias al año, nunca están parados, y así les va...

El River de Juan Ramón Carrasco arrancó la Libertadores de forma excepcional, ganándole a la U de Chile y dejándola afuera, luego cuando empezó la actividad local hizo once cambios para jugar y le fue mal, no ha ganado en cuatro fechas. Pero a River se lo puede perdonar, esta en una situación de ensueño, su primera Libertadores, pueda darse el lujo de centrarse solo en eso, pero los grandes no. Los equipos grandes de Uruguay tienen plantel como para afrontar ambos torneos y pelearlos, lo que le falta es decisión, “cabeza”.

¿Era necesario que jugaran los zagueros de Peñarol ante Fénix, habiendo estado sentidos ambos entre semana? ¿No podría, el Polilla, haberle dado descanso a Nández o a Frolán? ¿Para qué están los suplentes? Munúa quiso guardar a López, Romero y Fernández para el miércoles. Con la expulsión de Eguren terminó poniendo a los tres jugadores mencionados, los cuales corrieron hasta demás.

Muchos van a decir: “Es fácil criticar el trabajo del dt cuando no le salen bien las cosas”. Obvio que lo es, pero su trabajo consiste en buscar que las cosas no le salgan mal. Nacional tiene un plantel de 28 jugadores, siendo que la mayoría de ellos sería titular en cualquier equipo del medio, y el arriesgar tiene éso, la chance de que salga mal.

Y la cosa se repite no sólo en Uruguay. El River de Gallardo en 2014 lideró el Torneo Transición por casi todo el semestre, hasta que decidió apostar a la Sudamericana, y terminó sucumbiendo ante el Racing de Cocca en el campeonato local. Los equipos Brasileños que han peleado la Libertadores terminan complicándose en el descanso y llegan complicados a Diciembre, caso el Atlético Mineiro en 2013, el Santos en 2011, y el Fluminense en 2008 y 2009 que se salvó del descenso en la última fecha cuando todos lo daban por descendido.

El meollo no está en los jugadores, los tiempos o las canchas, está en las decisiones tomadas, los métodos elegidos por los que toman tales decisiones. Yo no soy adivino, pero creo que un Nacional que saliera en el Suppici con Fernández, Conde, Romero y López, era mucho más competitivo, podría treparse a la punta y dejar para rotar al otro fin de semana, cuando Nacional juegue de local ante Juventud, un equipo que viene sin sumar muchos puntos y es, a priori, más accesible. Son opiniones, puntos de vista, posibilidades que uno ve de afuera, sin estar el día a día con los jugadores.

Esperemos que los que tienen que decidir tomen conciencia y empiecen a ver el fútbol con otros ojos, así quizás, el fútbol uruguayo vuelva a ser EL FÚTBOL URUGUAYO.

Observación: cabe destacar el terrible planteo que le hizo Fénix a Peñarol, un técnico muy estudioso como el señor Rosario Martínez, que entre tantas cosas, invirtió los laterales, haciéndolos jugar con pierna cambiada para marcar a los que puso Peñarol por afuera. Lo mismo para Espinel y su equipo coloniense, que demostró que tiene un equipazo que se merece la punta, habiendo jugado muy bien ante Nacional, sin nunca desesperarse por el partido. Plaza, que si no fuera por un penal que le hizo a Villa Teresa a los 93', hoy sería aún más puntero.

Verdadera noche de Libertadores en Rosario

Escrito por ellibero 26-02-2016 en Libertadores. Comentarios (0)

Ayer, jueves 25 de Febrero, se vió en el “Gigante de Arroyito” un partido de Libertadores en todo su esplendor, un partidazo de esos que hacen sufrir a los hinchas y deleitar a esos que lo miran por el simple de hecho de ver fútbol. Rosario Central, el que hoy en día es considerado el mejor equipo de Argentina, enfrentó a Nacional, actual campeón uruguayo,. Ambos llegaban bien. El local venía de ganar el clásico de Rosario, de vencer a Independiente y de remontar un resultado contra River, jugando siempre un fútbol vistoso. La visita, Nacional, venía de un verano muy bueno, dónde estuvo invicto ya que venció un clásico y empató el otro, y en el Clausura 2016 es puntero cono nueve puntos sobre nueve, y jugando bastante bien, como desea su técnico. La promesa era de buen fútbol, y la verdad que cumplieron con creces.

Central salió a la cancha con un equipo con varias variantes respecto a lo que demuestra semana tras semana en el fútbol local. No estaban entre los once, jugadores como Marco Rúben, el emblema del equipo, goleador y capitán; Larrondo, de lo mejor del equipo “canalla”; Lo Celso, joya del cuadro, jugador pretendido por varios equipos europeos. Coudet metió mano, hizo siete cambios respecto a los que empataron con River, pero nunca se vió un equipo diezmado, al contrario, jugaron como si fueran todos titulares. Si tendrá buen equipo Rosario, que, haciendo cambios y poniendo a habituales suplentes, jugó con hombres de gran clase como Gil Romero, Paulo Ferrari y el “Chelito” Delgado.

Munúa no inventó, paró un equipo pensando en Nacional y no en el rival. Respecto al equipo que jugó el fin de semana por el torneo local, hizo dos cambios: Victorino por Cabaco, para darle más experiencia y temple a una defensa joven, cosa que creyó correcta para un partido de Libertadores, donde sabía que el rival iba al frente; y Fernández por González, ya que el primero le da más dinámica y velocidad a un equipo que debería jugar por muchos momentos de contragolpe y correr mucho, cosa que “Nacho” no tiene.

El partido comenzó como se esperaba, Central tenía la posesión del balón, pero Nacional lo presionó muy bien, obligando a los defensores a pasarse la pelota entre ellos por momentos, y haciendo que los volantes deban jugar hacia atrás, todo como quería Munúa. Central tenía la pelota, pero el “Bolso” la recuperaba y encaraba al arco de Sosa, ex golero de Peñarol. Así se mantuvo el primer tiempo, un par de chances para cada uno, pero ambos equipos con mucha dinámica. Kévin Ramírez tuvo un muy buen primer tiempo con Nacional, lo mismo para López y Fernández. Central llevó peligro por ciertos momentos con algún centro o un pase en cortada de Delgado para Herrera. Victorino tuvo un muy buen tiro libre para Nacional, que terminó rechazando Sosa, una pelota seriamente compleja. Así terminó la primer mitad, compartiendo el protagonismo y jugando a un nivel muy bueno.

Para el segundo tiempo el “Chacho” Coudet decidió mandar a la cancha a Lo Celso por Montoya, quizás el más flojo del local en la primera mitad, dándole más juego al mediocampo canalla. Munúa por su parte, creyó que el equipo venía bien y no realizó alteraciones.

La segunda mitad comenzó mejor para Nacional. La visita salió decidida a atacar, López y Fernández tuvieron chances claras en un par de ocasiones, Nacional insistía y tendría su premio. A los 55', tras un tiro libre de Porras y un rebote en el área, López puso el 1 a 0 para el visitante, merecido por como había comenzado. En el festejo de gol fue expulsado Cabaco, quién estaba calentando, por protestar. A partir de ahí, Central se despertó. Entró Larrondo por Aguirre, y enseguida Munúa mandó a Tabó por Barcia, esperando alguna contra.

Central se hizo protagonista y Larrondo mostró su calidad, llevando constante peligro al arco de Conde, quién juntó a Porras y Espino sacaron un par de pelotas sobre la línea de gol, vitales para el resultado. El partido siguió así, Central atacaba y Nacional respondía. Hubo una mano de Espino en el área, un penal muy “cobrable” que el árbitro no sancionó.

A los 90', cuando ya se iba el partido, Larrondo cae en el áea tras un centro de la derecha y el juez “compró” cobró un penal que no fue, una presunta falta de Victorino sobre el delantero canalla. El propio Larrondo pateó y convirtió, 1 a 1 el partido. Victorino fue eexpulsado tras el gol, por protestar.

Eso fue todo. Un partido de esos que encantan a los fanáticos del deporte mundial. Ida u vuelta, situaciones de gol, expulsiones, de todo tuvo el encuentro.

¿El beneficiado?

Puede ser Nacional, quién cosechó un punto de visitante contra el, a priori, más complicado rival del grupo. Pudo ser Rosario, quién sacó un punto gracias a un penal a los 90' que nunca existió.

El dato:

Primer encuentro entre ambos por Libertadores. Hace 100 años jugaron una final de Copa Cousenier en el Gran Parque Central, Nacional se impuso por 6 a 1.

Atención:

Nacional deberá jugar ante RiverPlate el próximo miércoles en el Gran Parque Central, encuentro en el que no tendrá disponibles a Cabaco y Victorino, ambos por expulsión. Los dos jugadores son las primeras opciones habituales que maneja el “Negro” Munúa para acompañar a Polenta en la zaga. Todo indica a que jugaría Gorga.

Las figuras:

Nico López en Nacional. Jugó muy bien tanto en ataque como en defensa. Bajó a ayudar a sus compañeros, se tiraba a las bandas, pivoteaba, y marcó el gol albo.

Larrondo en Central. Le cambió la cara al local. Tuvo varias chances de marcar, forjó el penal y lo convirtió.